Daniel Beltrá

Spill

En 2010 la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, situada en el golfo de México, se hundió a 1500 metros de profundidad tras sufrir una explosión provocada por un escape de metano. Las consecuencias fueron devastadoras: casi cinco millones de barriles de crudo vertidos al mar –de los que el 75% todavía permanece en el fondo del océano– y centenares de kilómetros de costa afectados en el que se considera el accidente petrolífero más grave de la historia. Daniel Beltrá, especializado en fotografía aérea y concienciado profundamente con el medio ambiente, recibió un encargo de la organización ecologista Greenpeace para documentar la catástrofe y tomó fotografías durante dos meses desde la ventana de un hidroavión a más de 900 metros de altura. El resultado es un conjunto de imágenes trágicamente bellas con las que es fácil caer en el desánimo. Sin embargo, el autor no se rinde y afirma que siempre valdrá la pena conseguir que alguien se pregunte en qué puede ayudar.

 

Nacido en Madrid, reside en Seattle, Washington. Durante las dos últimas décadas su trabajo lo ha llevado por los siete continentes, incluyendo varias expediciones a la amazonia brasileña, el ártico, los océanos australes y los campos de hielo de la Patagonia. Ha recibido numerosos premios, entre los que destacan varios World Press Photo, el China International Press Photo, el Global Vision Award (Pictures of the Year International), el Prince’s Rainforest Project, el Wildlife Photographer of the Year, el Lucie Award (International Photographer of the Year), entre otros. Su trabajo ha sido publicado en The New Yorker, Time, Newsweek, The New York Times, Le Monde y El País, entre muchos otros. Es miembro de la prestigiosa International League of Conservation Photographers.

 

Instalación