Juno Calypso

What to do with a Million Years

 

¿Por qué un búnker tiene que ser gris y espartano como una cárcel subterránea? El fundador de la empresa de cosméticos Avon, Jerry Henderson, construyó el suyo en Nevada en la década de 1960, en plena Guerra Fría, usando mucha imaginación y sin escatimar en gastos. El multimillonario convirtió 1.500 metros cuadrados en una típica mansión kitsch estadounidense. El dormitorio rosa recuerda al cuarto de una Barbie; un sofisticado sistema informático simula la luz diurna y las estrellas y cuenta, inclusive, con una piscina y una cascada. La artista londinense Juno Calypso escogió este peculiar decorado para realizar una serie de autorretratos surrealistas. Durante su estancia descubrió que las personas que se encargan de cuidar del lugar desde la muerte de sus dueños pertenecen a una especie de secta que persigue el sueño de la inmortalidad. Calypso encontró en este refugio, localizado a 8 metros bajo tierra, varios panfletos repletos de consejos prácticos para preservar el cuerpo de la vejez gracias a las bajas temperaturas. Fue este descubrimiento el que le sirvió de inspiración. Este búnker de lujo nos revela que la realidad puede ser aún más extraña que la ficción.